Como puedo aquietar mi mente?

¿Cómo puedo aquietar mi mente?

La mente, este maravilloso instrumento mágico, incomprendido hasta ahora, está fuera de control. Además, parece que mientras más tratamos de controlarla perdemos mas aun el control.

Para ilustrar este principio podemos usar un ejemplo. Imagínense un lago después de haber sido agitado fuertemente por un huracán. El lago está lleno de partículas en suspensión, está turbio y opaco, y no podemos ver el fondo. XXX

Ahora, que sucede si intentamos asentar las partículas? Metemos las manos en el lago e intentamos asentar todo aquello que está allí suspendido y previene que veamos el fondo. Intentamos una y otra vez, pero lo único que logramos es agitar mas y mas el agua en el lago.

El método adecuado sería sentarnos y esperar. Permitir que la naturaleza en su sabiduría se encargue del esclarecer el agua en el lago. Permitir que una ley natural, la ley de la gravedad, cumpla su función. Permitir que todas estas partículas en el agua se asienten y finalmente el agua esté clara y podamos ver el fondo de lago.

Así es la vida y la mente que habita allí adentro mientras vivimos. Hay leyes de la naturaleza que la soportan. Nosotros somos el huracán y las manos que en su esfuerzo por esclarecer el lago, nuestra mente, y solo logramos el efecto opuesto.

Existen diferentes mecanismos para acentuar esa turbulencia y deshacerse de partículas en suspensión como el miedo, el pasado, la soledad, y la tristeza, que han estado flotando en nuestra mente durante años.

Algunos de estos mecanismos son más efectivos que otros, tal como algunos medios de transporte son más rápidos que otros. Por ejemplo, si decido viajar de Miami a New York puedo tomar un carro, o un tren, o inclusive un caballo. También puedo caminar, o tomar un avión. A través de cualquiera de estos medios llegaré a mi destino, la cuestión es como lograrlo con el mínimo desgaste.

Con estas analogías en mente, ahora podemos hablar de la meditación. El mundo seguirá siendo mundo, pero si el perceptor cambia entonces toda cambiara! Los niveles de conciencia dependen de cada uno de nosotros como perceptor. Pasamos de pensar en que está pasando a como estamos percibiendo lo que pasa a nuestro alrededor. Que significado tiene para cada uno lo que pasa, o como lo está interpretando cada uno como perceptor. Aquí está la clave de poder llevarse la vida por delante!

Normalmente las personas viven en tres niveles de conciencia: estar dormidos, la ensonación (estar soñando), y estar despiertos.

El primer nivel de conciencia, cuando estamos dormidos, es mínimo. Yo podría entrar a buscar algo a su habitación, encender una luz, encontrar lo que busco, y salir. Udsted no se daría cuenta hasta que yo se lo diga al día siguiente, pues usted estaba dormido. Su nivel de conciencia en ese estado es muy bajo.

El segundo nivel es cuando estamos sonando. En nuestros sueños corremos porque nos persigue un perro, vamos al banco, intercambiamos ideas y hablamos con otras personas. Nuestro ritmo cardiaco y la respiración reflejan lo que ocurre en nuestros sueños, y el nivel de conciencia es un poco más alto. Cada estado de conciencia es más alto que el anterior.

El tercer nivel es el estado de vigilia, cuando estamos “despiertos.” Aquí percibimos los niveles anteriores como solo sueños. Vamos por la vida recordando traumas, carencias afectivas, temores y alegrías, fracasos y logros. Disfrutamos y lloramos de acuerdo a nuestro entorno. Es en este nivel que pasan sus vidas la gran mayoría de las personas. No tienen tiempo de quitarse la venda de los ojos porque están muy ocupados, y prefieren dar tumbos por la vida pues no tienen tiempo para mejorar y crecer.

Existe también un cuarto nivel de conciencia, el cual podemos llamar un estado de trascendencia. La conciencia trascendental va más allá del espacio y el tiempo. Todo es inseparable, conectado y sincronizado de manera instantánea con todo lo demás. Po años, físicos y otros científicos han intentado aplicar procesos mentales -lineales -lógicos a esta dimensión no lineal. Allí en el silencio está el secreto de como coinciden la inteligencia y la materia.

Existen muchas técnicas de meditación, tal como existen diferentes medios de transporte, y cada persona debe decidir cual tomar de acuerdo a sus preferencias, a sus habilidades, y a su deseo de llegar a un nivel elevado de conciencia.

Einstein decía: Hacer es más importante que saber!

La mente esta esperando a que le demos dirección …

Podemos seguir siendo victimas del tiempo o romper esas barreras espacio-temporales, dejar de ser orugas y volar como mariposas!

mizyoga2